Cuatro puntos para un debate urgente


Andrés  Piqueras. Sociólogo , Profesor de la Universidad Jaume Primero y miembro de Socialismo 21

Punto 1. Las elecciones del 20N no serán sino un gran fraude, en el que se intenta plebiscitar la contrarreforma termidoriana a la fase de pactos Capital/Trabajo propia del keynesianismo de mínimos que se instauró en las sociedades centrales de postguerra, una vez derrotadas las fuerzas demócratas radicales-socialistas.

Lo que puede incidir la ciudadanía con su voto cada vez afecta menos a las dinámicas del capital, regidas por organismos supraestatales y corporaciones fuera del alcance de aquél. El pánico que esas dinámicas e instituciones tienen a la democracia ha quedado bien claro a través del amago de referendum en Grecia. Sólo les ha faltado amenazar con el bombardeo del país. 

No olvidemos que las elecciones dentro del marco del tardocapitalismo sirven sobre todo para:

  • Comprobar el grado de fidelización conseguido con la población respecto de un determinado modo de dominación
  • El grado de subordinación ideológica de la sociedad
  • La falta de alternativas de las clases subordinadas

Concomitantemente a todo ello, las “elecciones” distraen la atención hacia la alternancia del Bipartido que es presentada si cesar, cada nueva convocatoria, como un “cambio”. Éste es propagandizado como elemento proteico o demiurgo salvador de males por sí mismo.

Sin embargo, la degeneración sistémica, la decadencia de la situación económica a escala local y el ahondamiento en el deterioro social provocarán que en más y más formaciones sociales se tienda a constituir gobiernos de concertación nacional, más allá del juego partidista propio de las plutocracias tardocapitalistas (cada vez más devenidas en cleptocracias). El Capital cierra filas en orden a reestructurar el modo de dominación, aumentando al tiempo la explotación y desposesión social.

La estrategia de la izquierda transformadora, por tanto, debe estar puesta en el tenebroso proceso postelectoral que aguarda y en las reacciones populares que vayan surgiendo en el mismo. Esto no significa descuidar la táctica electoral inminente.

Punto 2. Ni el Reino de España ni otros países fuertemente endeudados pueden pagar la deuda que tienen. Esta es sólo una coartada para desmantelar el Estado y terminar de hincar de rodillas al conjunto de la sociedad. El capital transnacional, especialmente el financiero, ha decidido hace tiempo romper los pactos de clase y dar por finiquitada (al menos por un tiempo imprevisible) la opción reformista del sistema.

La represión plurifacética y versátil sobre la contestación social que se da en forma demultitud se hará cada vez más patente. La represión político-económica-policial-judicial sobre la izquierda organizada no integrada será proporcional a esa ofensiva.

El debilitamiento y marginación de la izquierda integrada será concomitante a esos pasos a la vez que consecuencia de los mismos.

Sorprendentemente, frente a este panorama, la izquierda integrada sigue apostando principalmente por las dinámicas y cauces del capitalismo keynesiano en extinción, y con propuestas acordes al mismo, sin gastar apenas energías en la politización de las conciencias ni en la acumulación de fuerzas en la calle, o cuanto menos en generar sinergias con las que brotan, estrategia a la que parece que renunció desde esa edad dorada keynesiana.

Pero descuidada la correlación de fuerzas para aplicar esas reformas propuestas, sus programas sólo pueden acarrear un reformismo digerible por el sistema, en el mejor de los casos, o devenir mera retórica electoralista, en el peor.

Habría que sopesar en cada caso si tal proceder es intencional (“estratégico”) o es simple cortedad de miras.

Punto 3. La izquierda integral debe de forma perentoria y concluyente, sin más dilación ni titubeos, decidir si da el Gran Salto para romper con este orden de cosas, hacia las reformas no reformistas. Si es así, debe estar preparada para consensuar las líneas estratégicas básicas de esas reformas, así como para proponerlas al resto de la sociedad y defenderlas en todos los ámbitos sociopolíticos y laborales.

Es una obligación ineludible proclamar que  que hay alternativas, que se tiene proyecto y posibilidades de llevarlo a cabo. De lo contrario nunca se podrá ejercer una labor hegemónica en la atracción de las fuerzas sociales (como izquierda organizada no tiene sentido, más bien es suicida, dar a elegir a las gentes entre “la catástrofe o el caos”).

A continuación, pues, unas referencias básicas para debatir sobre los puntos fuertes de una posible estrategia de transformación:

  • La deuda no debe pagarse
  • Con los miles de millones ahorrados en pagos de deuda e intereses de la misma hay que hacer todo un programa de inversiones estatales para no sólo reactivar sinoengrandecer el sector público social, generando a medio plazo mejora en la calidad de vida de la población y en su seguridad social. Éstas se retroalimentarían con servicios de calidad capaces de proporcionar empleos a más partes de la propia población.
  • Esas medidas se reforzarían con una profunda reforma fiscal destinada a extraer los ingentes recursos que el capital no está aportando, bien por la vigente imposición regresiva, bien por fraude directo.
  • Hay que establecer una moneda interna de pago a escala estatal para aquellas naciones del hasta ahora Reino de España que quieran confluir en ese proyecto (con miras a la superación del Reino del España en una segunda fase hacia la república confederal o federal ibérica de los pueblos que quieran constituirla). Esa moneda podrá complementarse con diversas monedas sociales, propias del fortalecimiento de economías de base autogestionaria de intercambio.
  • Esto va unido a la generación de otras formas de producción-consumo, destinadas al ahorro masivo de energía, que pasa por la eliminación acelerada del trasporte privado, de la obsolescencia programada de las mercancías (con más tiempo de vida útil se necesitaría consumir menos constantemente y por tanto gastar menos, esto es, trabajar menos también), así como de la fabricación masiva de éstas y en general de las actividades públicas y privadas altamente energívoras y contaminantes, abandonando la economía del crecimiento.
  • Ello implica también reducir al máximo importaciones y empezar de una vez a sentar las bases de una economía de lo necesario, con un mercado cada vez más “sujetado” por la sociedad.
  • Mientras se frena el crecimiento material, hay que generar desarrollo de servicios y bienes de consumo cada vez más asociados a valores de uso realmente útiles (en vez de su actual prevalencia como valores de cambio a menudo sólo útiles para la ganancia privada).
  • La nacionalización de la gran banca, de los recursos energéticos y las industrias de carácter estratégico permitirían también una holgada fuente de recursos para la inversión en calidad de vida de la población. Se elimina la banca especulativa para mantener fundamentalmente la banca pública de inversión.
  • Es imprescindible realizar una profunda reforma laboral en orden a democratizar la gestión productiva, pero también el consumo, así como aumentar el salario real de la población (al aumentar los salarios reales, aumenta también la capacidad de consumo de bienes útiles, se reactiva la economía -una nueva economía-) y acortar drásticamente las distancias salariales entre ella, para lo que es imprescindible atacar la división sexual del trabajo y la que se basa en la distinción nacional/extranjero.
  • Los empleos generados en el sector de la economía social, la cooperativización creciente del trabajo y la rotación de empleos en el sector industrial “tradicional” (crecientemente sustituido por nuevos tipos de industria) implica la posibilidad de incrementar enormemente el empleo en la población, trabajando menos horas y durante menos tiempo de vida (acortamiento de la edad de jubilación), y cada vez menos para patronos individuales, con miras a ir construyendo una economía alternativa total.
  • A ello contribuirá la necesaria reforma agraria, para distribuir las tierras a millones de personas, en una recampesinización del campo, en orden a generar una agricultura mayoritariamente de producción local de autoconsumo que siente las bases de la recuperación de la soberanía alimentaria.
  • Generación de dispositivos político-legales y educativos acordes con esas nuevas formas de lo económico y lo social. Socialización de la política[1].

Ante estas medidas dos aclaraciones. La primera es que las condiciones generales de vida en el plazo inmediato tras su paulatina adopción serían ciertamente difíciles (esto debe ser asumido y explicado a la población), pero nunca tan atroces como las que esperan de seguir por el camino del tardocapitalismo degenerativo.

La segunda es que para que tengan posibilidades de sedimentarse es obligatorio buscar la internacionalización de todas esas medidas, a través de la constitución de luchas y sujetos internacionales.

Punto 4. Pero aun así el gran desafío estratégico que queda es ¿cómo se construyen las fuerzas capaces de modificar la correlación de fuerzas para llevar a cabo esas medidas?

Pregunta que haría de subdividirse en dos:

  1. ¿Por dónde empezamos?

Respuesta: por la constitución por doquier de franjas de constructores sociales y políticos, sin los cuales es imposible imaginar siquiera respuestas estratégicas a las embestidas del Capital.

Esas franjas permiten pensar en una masa crítica para poder inducir la configuración del@s explotad@s, excluíd@s y discrimiad@s en fuerzas sociales y políticas capaces de pensarse a sí mismas como sujetos portadores de un proyecto de cambio social, esto es como sujeto político, más allá de su forma-multitud reactiva.

La fuerza social se refiere a segmentos de población organizados que, pertenecientes a determinados sectores sociales, son reconocidos por éstos y por otros adyacentes como fuerza de opinión y lucha en torno a sus problemáticas relevantes. Es, por tanto también, expresión de legitimidad de ese segmento de población organizado.

Una fuerza teórico-programática resulta de la sistematización de la experiencia propia para otorgar sentido al problema de la construcción y el cambio social. La fuerza teórica es la expresión de la potencia movilizadora y la verosimilitud de una visión precisa pero abierta de la realidad y su transformación.

La fuerza política es la síntesis de una fuerza social y una fuerza teórica cuya emergencia y realización ocurre en el campo de la acción, que se caracteriza por su capacidad convocante, dada su legitimidad y verosimilitud, y que por tanto es capaz de definir objetivos y caminos susceptibles de transformarse en práctica política y social alternativa a partir de las condiciones existentes.

Entendida de este modo, resulta evidente que la fuerza política no puede confundirse con la fuerza orgánica que opera en el ámbito de la política con minúsculas institucional.La fuerza política no puede sino entenderse como síntesis de un proceso de construcción de sujetos cuya primera manifestación es el logro de una masa crítica ampliada.

El primer objetivo consiste en llamar a un proceso constituyente que modifique constitucionalmente las reglas del juego. La oportunidad viene deparada en 2012 por el bicentenario de la elaboración por las Cortes de Cádiz de la Pepa.

2. ¿Con qué fuerza-organizaciones hacemos esto?

Aquí radica el meollo de nuestro imprescindible debate.

Primero, decidir si aceptamos o no el arduo camino de la ruptura para la transformación (si queremos ser una “Tercera Fuerza” a corto plazo y una fuerza con vocación hegemónica en el medio término). Y si nos dotamos de unas mínimas líneas (con concretas medidas) estratégicas.

Segundo, si fuera así, ¿cuál es la “fuerza-organización” en la que debemos o estamos poniendo nuestra energía para ello?

Si no queremos que un embrión de esa fuerza sea Socialismo21, ¿quién o qué pretendemos que lo sea? ¿Qué debe ser S21?

Es hora improrrogable de definirse para poder empezar a hacer ya lo ineludible.

¿Cuál es nuestra opción?

[1] Cada vez más propuestas concretas a este respecto son elaboradas desde distintos foros y colectivos sociales, como por ejemplo el trabajo conjunto de Vivir en Deudocracia. Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón también se han tomado la molestia de realizar propuestas muy detalladas y bien fundamentadas.

Por eso aquí no se trata de efectuar una y otra de esas labores, sino de formular líneas programáticas estratégicas sobre las que discutir en una organización que quiere ser transformadora. Para ver si se está de acuerdo en lo básico.

Fuente: http://socialismo21.net/index.php/home/1109-cuatro-puntos-para-un-debate-urgente

About these ads

, , , , , , , ,

  1. #1 por Luis Jimenez Morell el 16 noviembre, 2011 - 20:50

    Es verdad lo que decís. Pero es bastante bueno, muy bueno,diría. En unos folios se leería mejor. Pues esta propuestas son de estudio.
    Con esta ya son varias las veces que a los organizadores de esta INICIATIVA les he pedido que empecemos a organizarnos. Vaya a ser que en cuanto se acaben las elecciones cada uno de nosotros se vaya a su casa y aquí paz y después gloria. Con mucho esfuerzo estaría dispuesto a celebrar algunos contactos en Alicante, a ver si arrancamos. Ya he hecho algunas propuestas en otras páginas. Yo ya soy mayorcete pero creo que os podría ayudar .
    Cada uno de nosotros tiene sus propias ideas y tenemos que ponerlas en común. Elaborar propuestas entendibles y asumibles. Formarnos cada día un poco más, aprender y desapremder.
    Gracias, porque me estais enseñando un montón. Yo ya había llegado a creer que esto y la humanidad no tenía solución y veo con esperanza que la puede tener , no sin sacrificios, dolor y lágrimas, como un parto, vamos. Veo que hay gente maravillosa y que podemos ir muy lejos. Este foro puede dar un día un golpe .

    • #2 por David Sempau el 16 noviembre, 2011 - 21:40

      Propuesta: donde dice “Yo ya soy mayorcete pero creo que os podría ayudar” cambiar por “Yo ya soy mayorcete POR ESO creo que os podría ayudar”.

      ¡Un abrazo para tod@s!

  2. #3 por Paz el 16 noviembre, 2011 - 9:18

    El escrito del profesor Piqueras es dificil de leer por largo, por un lenguaje académico ajeno a las mentes populares. Se agradece el intento de Juan Carlos por hacerlo más inteligible pero aún así…
    prefiero leer el libro “Hay alternativas”.
    Saludos

    • #4 por Ivan Ferrer el 16 noviembre, 2011 - 18:53

      Concuerdo contigo, se me ha hecho demasiado espeso (hasta la mitad que he llegado). Siendo un mensaje aparentemente dirigido al pueblo llano, mejor sería usar un vocabulario más asequible.
      Si no, nos pasa como con la Economía misma, que la hacen complicada los términos que (seguro que a propósito) se emplean.

  3. #5 por Francho el 15 noviembre, 2011 - 13:42

    Mi aplauso, personal, para Andrés Piqueras:
    Puntualizar que no todos los que entramos en los debates, somos universitarios.
    Aunque educados en familias golpeadas por el franquismo, lo cuál nos envuelve en el olvido, forzado por una escuela que solo permitía los credos del régimen y lo religioso, en detrimento de la verdadera cultura y educación adecuadas. El despertar siempre ha ido marcado por la falta de referentes, e ideologías coherentes con el razonamiento individual.
    Por eso estoy de acuerdo, en que el neoliberalismo y la globalización, nos ha confundido en momentos concretos de su desarroyo. Arrastrados por una tendencía consumista, casí no nos ha quedado más remedio, que dejarnos llevar por la corriente. Ante esa falta de referentes ya mencionada antes; Ya es hora de que las personas preparadas y formadas, den ese paso al frente y nos saque de la incertidumbre ( ¿ hacemos bién o mál ? ) oponiendonos a sus políticas. Orientennos hacia las políticas adecuadas, asesorennos en lo correcto y no nos defrauden; Solo quiero personalmente, saber sí es mejor votar todos a una formación, o si debemos abstenernos e intentar invalidar a estos señores que parece ser, no saber dar soluciones adecuadas para el ciudadano más desprotegido y que solo siguen las consignas marcadas por un mercado económico, que ataca a las leyes fundamentales del hombre.

    Salud y revolución:

    Francho

    • #6 por Juan Carlos el 15 noviembre, 2011 - 13:50

      Hola Francho

      La contestación a tu pregunta es: QUE TOMES TU LA DECISION votar o no votar (y si votas, votar a éste o a éste otro).

      En un futuro cercano, lo más probable es que los que participamos en este foro y en otros , nos veamos obligarnos a llevar una estrategia común (ese es el debate que Andrés Piqueras nos quiere trasladar con su artículo)

  4. #7 por aurorafiguero el 14 noviembre, 2011 - 23:00

    Estoy absolutamente de acuerdo con bi Isa. Habría que hacer todo lo que dice Piqueras. Todo en teórica es perfecto, y es lo que habría que hacer. Desentenderse de todos los politicuchos, que no hacen más que darle a la lengua, y ponerse verdes una vez y otra, y cuando les toca, todas las promesas quedan en agua de borrajas, y !!Cada vez peor!!. Y venga a llevarse todo el dinero que pueden, , y sigue el tráfico de influencias, la corrupción y la mentira palpable, el amiguismo , y sigue La Escopeta Nacional, sin cacerías. Hay que dar un giro de 180 grados,. pero ¿Quien le pone el cascabel al gato?¡Quien empieza a hacer, lo que dice el señor Piqueras, en su intachable y lúcida exposición? Cuando esté organizado……¿Quien pasa a la acción? Y ¿ Cómo?. Saludos..

    • #8 por David Sempau el 16 noviembre, 2011 - 0:07

      Exactamente lo que he pedido en mi comentario anterior en esta página. Reflexiones y cartas a los Reyes Magos las sabemos hacer tod@s. Lo que falta es plan, programa y calendario. Lo demás es música celestial, puede sonar muy bien pero no nos saca del atasco.

      ¡Un abrazo para tod@s!

  5. #9 por Juan Antonio el 14 noviembre, 2011 - 20:00

    Es emocionante encontrar todavía a personas con ideas y proyectos que puedan cambiar o mejor reorientar una situación no solo caótica desde el punto de vista económico-social, sino político-estructural. Es difícil proponer a la sociedad del despilfarro y adicción consumista que elija entre la dictadura del capital o la del proletariado. Pensar en un socialismo democrático es una vieja idea que todavía no ha sido desarrollada, es preciso disponer de unas altas dosis de altruismo que es un bien escaso en la naturaleza humana. Los grandes cambios desgraciadamente solo se llevan a cabo por la fuerza y nuestra sociedad lo rechaza totalmente. La revoluciones pacificas tampoco pueden resolver la cuadratura del circulo económico-social. La estructura que propone el autor del artículo es compleja y difícil de entender para el ciudadano de base. Nos movemos entre dos polos que rechazamos por que esclavizan al ser humano y de eso se aprovecha la clase política-económica parando las iniciativas intermedias. Estas son las que necesitan una mayor dosis de inteligencia y voluntad. Manipular la eterna miseria humana es el “hooby” favorito de los poderosos, solo así se alimenta el ego y el poder. Bienvenidas sean todas las iniciativas que traigan la paz y la justicia a la HUMANIDAD, la una sin la otra es la paz de los cementerios y la esclavitud sin esperanza. Muchos de vuestros predecesores en la historia de la no violencia han demostrado que no existe el imposible categórico. Un saludo cordial.

  6. #10 por Pere el 14 noviembre, 2011 - 19:55

    Gracias: Profesor Piqueras por el articulo.

    Un saludo.

  7. #11 por David Sempau el 14 noviembre, 2011 - 18:14

    Los teóricos suelen quedarse en eso, en la teoría. Sin discutir un ápice del programa del Prof. Piqueras (Punto 3), su exposición adolece de falta de concreción y de una agenda plausible. Tod@s tenemos más o menos claro dónde quisiéramos llegar, la cuestión estriba en definir el mapa, el recorrido y el calendario.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  8. #12 por Isa el 14 noviembre, 2011 - 17:09

    Me parece muy interesante la exposición y más necesario el avance hacia formas de autoorganización. Conforme escribo esto oigo por la radio: “los mercados castigan…!” no sé a quien esta vez, creo que a España, y no van a dejar de castigarnos, es un expolio. Es el otra vuelta de tuerca, no olvidemos que ya desposeyeron a 2/3 de la población mundial, solo queda 1/3 al que esquilmar. Nos toca. ¿Cómo detener esta sinrazón económica? R-evolución. Pongámonos manos a la obra. Pero ¿por dónde empezar? ¿Cómo podemos autoorganizarnos? ¿Cómo hacer conscientes a un montón de gente que está abotargada y desinformada? Bueno, yo me arremango, pero ¿por dónde empiezo? Abrazos

  9. #13 por Juan Carlos el 14 noviembre, 2011 - 16:16

    Gracias compañeros de INIDEBATE por este gran artículo (que efectivamente cuesta un mucho de entender, lo he tenido que leer varias veces por su terminología tan técnica).
    Pero más allá de su “fácil lectura” creo que el debate que propone es el que nos tenemos que hacer, el que se tiene que hacer toda la izquierda amplia y el que se debería hacer en las asambleas del 15M.

    Lo intento resumir como yo lo he entendido:

    Punto 1. Nos da a entender que las elecciones prácticamente no sirven para nada por el aborregamiento general, y que en el caso de que se pudiera conseguir algo la tendencia es a gobiernos de concertación entre las dos grandes fuerzas parlamentarias como ha pasado en Grecia e Italia.

    Punto 2. Aquí habla de la izquierda integrada (partidos políticos) en contraposición a la izquierda no integrada (sindicalistas, anarquistas y otros colectivos). Critica a la izquierda integrada de pretender una reforma del sistema en vez de una ruptura, entiende que el propio sistema absorberá dicha reforma sin muchos problemas.

    Punto 3. En este punto elabora una serie de propuestas (muy interesantes) y cree que la izquierda integral debe dar un gran salto decidiendo reforma o ruptura. En caso de ruptura debe estar preparada para CONSENSUAR las líneas estratégicas básicas con el resto de la sociedad. Hace alusión también al libro “Hay alternativas” como algo válido. Por último comenta 2 aclaraciones a las medidas propuestas, la 1ª que las condiciones generales de vida serán duras al principio de ese cambio (se tiene que tener asumido y explicado a la población), y la 2ª que hay que intentar que este movimiento rupturista sea lo más internacional posible.

    Punto 4. Este último punto yo lo entiendo como qué hacer para unir a toda la izquierda. Él autor cree que debe hacer mediante la construcción de numerosos colectivos que se unirían finalmente entre sí, es decir colectivos sociales, colectivos políticos y teorico-programáticos como vehículo para esas fuerzas sociales y políticas, con la duda final de que fuerza-organización sería la depositaria de las medidas adoptadas. También propone la apertura de un período constituyente con la posiblidad de reformar la Constitución y cambiar las reglas de juego democrático.

  10. #14 por Constanza Baquero Santos el 14 noviembre, 2011 - 15:23

    Perdón el libro que mencionaba antes es “HAY ALTERNATIVA” Editorial Sequitur Varios autores. Leedlo es importante.

  11. #15 por Constanza Baquero Santos el 14 noviembre, 2011 - 15:19

    Muy interesante la propuesta, pero le doy la razón a Aurora, es dificil seguirle, y hay conceptos que se van, un poco mas a “pata llana” seria de agradecer. De todas formas es para tomarlo muy, muy en cuenta. Debo leerme el librito del Catedratico Vicenç, y los Srs. Torres y Garzón.

  12. #16 por aurorafiguero el 14 noviembre, 2011 - 14:10

    Cuando una persona se supone que escribe para el pueblo llano, y más en un escrito de tanta importancia para entender todas y cada una de sus exposiciones, importantísimas, para lo que nos ocurre a todos los españoles, y a todos los de habla Hispana, inclusive a nivel Global, creo a mi modesto entender, que aunque ya hay muchos menos analfabetos, muchísimos diría yo,sin querer por nada del mundo ofender al señor que escribe este artículo,Pero precisamente por el pueblo, para mi lo ha hecho de forma demasiado académica, y creo que le sobran, muchas palabras esdrújulas, que sé que muchos no van a entender.Y unos adjetivos, rarísimos, con nombres que lo confieso: Yo misma no los entiendo.Deudocracia, la entiendo muy bien,pero Socialismo 21,construcción de sujetos,segmento de poblacón organizada,Mas allá de su forma multitud reactiva,protéico o Demiurgo,capitalismo keynesiano,Tardocapitalismo, la reflexión plurifacética y versátil, etc, etc, me parece que una inmensa mayoría no lo va a entender,aunque yo lo entienda. Yo creo que todo eso que dice este académico, se puede resumir y explicar de otra forma para el obrero llano. Que hay que tomar decisiones drásticas, porque el bipartidismo, es nulo, y cómo diría Sinuhé el Egipcio, todos los mítines de ambos bandos, “suenan a vuelo de moscas en mis oídos”, y que después de las elecciones, vamos a ir en picado. Que hay que tomar otras medidas urgentes, y que el Euro, servirá para moneda, de ciertos usos internacionales, pero dentro de cada nación, su moneda es la que vale. Y que es cierto, hay que prestar atención al Campo y trabajar, pero sin morirse de hambre los Agricultores, los grandes olvidados, desde hace mucho tiempo. Y muchas cosas más, pero no quiero cansaros. Sólo, que España, debe preocuparse por España.Abrazos para todos.

    • #17 por Shanti el 14 noviembre, 2011 - 21:53

      autorafiquero, me quito el sombrero; concisión y al puto grano.

      La pregunta de nota ( que no se hace para no provocar…silencio nenes,… no provocar que empieze, que reempieze el cruce de achaques de reformismo. En la otra diección, sólo suele quedar lo de la Enfremedad Infantil de Isssquierdismo.

      Y, a lo que se deberá ir: quién abre el melón. ¿ Nos tapamos la nariz con IU o con BNG o Anticapitalistas varios.. Amaiures varios también, para llegar a un puto cagüendios de cuatro poraquinopasaréis? Y tan amigos a dos años de plazo. Asamblearios de categoría como no está en los escritos
      Y digo ( y le robo las vísceras a Anguita para ponerlas por testigo desde aquí de que si algo vale algo es habiendo mamado y estando mamando información, bien, en cantidades respetables) digo, decía que
      mi nariz se ha ensanchado la hostia así rodeado, no necesito ahora ni más ni menos grandeza ( no vamos a decir limpieza de intenciones), y pilla uno ganas de empezar a abrir el melón. Y abrir el melón es decir con ése ni agua. Que se sepa y se acabó. Siguiente:…… Siguiente….

      Y. como yo, torpe yo, lo veo es como para pedir atención:
      Desde aquí empujo a que se considere :
      - Los partidos de nivel de integridad ( sin cuchicheos de momento) como los de arriba, decidan cuál de ellos tiene los espacios más amplios para asamblearse

      - Decidido el asamblearse, las piaras de economistas vicencnavarrostorres y ésos que se han de caer seguro que serán….!puf! Como nada y para empezar 1er poraquinopasareis BANCA PÚBLICA gestionada como leeréis en el Anejo 174, ( hasta ése son Anejos para encabezar los títulos de sus señorías. Lo típico, pichamierda, joputa, estomagoagradecido, .. nada especial, vaya)
      - Y así, hermanos, las cuatro Asambleas para los 4 puntos
      - y la Quinta Asamblea, la del embudo que chupará todo; incluso las sospechas de que, si como parece, podemos estar en un revolcón de ciclo,
      ¿ tendremos la izquierda multicolor que hacer de tripas corazón dos o tres años de bataclán?. Pues así lo creo/quiero ver

      Perdón. Seguro que se podía decir el doble en la mitad. Salud a todos y Fuerza, que se ve venir a la otra japuta fuerza. Por cierto me encantó la declaración del ejercito portugués sobre la represión de movimientos anti..

  13. #18 por joséluis v. doménech el 14 noviembre, 2011 - 12:36

    Se agradece tu labor pedagógica; pero más aún agradezco esas referencias básicas de debate, que considero muy logradas y con poder de transformación real. Un saludo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: