Los héroes del capitalismo (I)


El otro Steve Jobs

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra

La muerte de Steve Jobs, fundador y dirigente de la empresa Apple, ha sido el espectáculo mediático empresarial más teatral vivido este año. Durante las últimas semanas hemos visto una enorme movilización de los mayores medios de información internacionales, bajo la batuta del establishment empresarial estadounidense (lo que se llama en EEUU laCorporate Class), para celebrar la vida del que ha sido canonizado unánimemente por tales medios. Uno de los mayores rotativos del país aseguró incluso que había tenido “una vida ejemplar o extraordinaria”, que mostraba el enorme potencial que un ser humano puede alcanzar bajo el capitalismo estadounidense. En esta construcción mediática se ha presentado a Steve Jobs como una persona de orígenes humildes que alcanzó por su propio mérito la cumbre del mundo empresarial, creando nuevos productos que han beneficiado a toda la humanidad. En esta proyección mediática, Steve Jobs es el self-made man, emprendedor por antonomasia que, a base de genio y ambición, llegó a unos niveles de grandeza que pocos alcanzan en nuestro mundo.

Para no ser menos, los rotativos de mayor difusión e influencia en España utilizaron también adjetivos superlativos para describirlo. Le definieron como “ejemplar”, “extraordinario”, “inspirador”, “magnífico” o “un hombre que quiso dar amor en su dedicación a satisfacer a las masas”, “pionero”, digno de “admiración”, “respeto” y “agradecimiento”, “fuente de inspiración para los emprendedores españoles”, “un gran creador de puestos de trabajo”, y así un largo etcétera. Podría continuar y continuar con una larga lista de cantos y alabanzas a la figura del emprendedor cuyo genio supuso el éxito del capitalismo.

En esta divinización (y no creo exagerado este término para definir el clamor unánime de alabanzas) se ignoran varios hechos de su biografía que dan otra versión del personaje. En realidad, Steve Jobs era muy representativo del emprendedor que ha hecho una enorme fortuna a base de utilizar y explotar para beneficio propio bienes comunes sin los cuales no hubiera alcanzado su éxito. Es más, su fortuna se basó, en parte, en una enorme explotación de otros seres humanos. Veamos los datos, comenzando por sus características como empresario empleador. Apple, la empresa de Steve Jobs, no fabrica sus productos en EEUU. Lo hace en Shenzen, una ciudad de China conocida como el Silicon Valley chino, donde trabajan 420.000 trabajadores en condiciones miserables. El grupo empresarial Foxconn dirige tal conglomerado de industrias que producen aparatos electrónicos. En este lugar, incluidas las fábricas de Apple, se explota brutalmente a sus trabajadores (no es extraño que trabajen seis días a la semana 16 horas al día) en condiciones militares en sus cadenas de montaje. Existe un ambiente de terror bien documentado por la obra de Mike Daisey (The agony and the ecstasi of Steve Jobs) en ninguna parte mencionada en la bacanal de elogios escritos a razón del homenaje a su figura.

Su fortuna personal (estimada en 8.500 millones de dólares) y los enormes beneficios de su empresa se basaban, en parte, en esta súper explotación de otros seres humanos. El número de suicidios, consecuencia de las horribles condiciones de trabajo, ha sido denunciado en varios medios internacionales. Según el diario londinense Daily Mail, a los trabajadores de las fábricas de Apple en China se les fuerza a firmar un contrato en el que se comprometen, ellos y sus familias, a no denunciar y a no llevar a la compañía a los tribunales en caso de accidente, daño, muerte o suicidio.
La insensibilidad hacia las condiciones de trabajo en sus empresas reflejaba una actitud muy representativa del gran emprendedor del siglo XX. Su antagonismo, casi hostilidad, hacia la clase trabajadora, era bien conocido. Como señala Eric Alterman en su artículo titulado Steve Jobs. Una vergüenza americana (Steve Jobs. An American Disgracepublicado en The Nation. 28-11-11), Steve Jobs había aconsejado al presidente Obama a imitar a China y permitir a las empresas estadounidenses hicieran, no sólo en China, sino también en EEUU, lo que quisieran, sin ningún tipo de protección a los trabajadores ni al medio ambiente.

Su obsesión era acumular dinero, sin ningún freno en ello. Era el “perfecto emprendedor” de la Corporate America, que se nos quiere presentar como modelo y ejemplo. No se conoce que diera dinero a actos sociales benéficos, como los súper ricos suelen hacer en aquel país como estrategia de marketing para mejorar su imagen. En realidad, ridiculizó a Bill Gates por crear una fundación que lleva su nombre, atribuyendo un supuesto retraso tecnológico de las empresas de Bill Gates (la hostilidad de Steve Jobs hacia Bill Gates era bien conocida) al “excesivo interés de Bill Gates en ayudar a los pobres”. Steve Jobs era un personaje que pertenecía al mundo definido por Charles Dickens.

Una última observación. Las empresas Apple y la gran mayoría de “inventos de la industria electrónica” se basan en el conocimiento de la investigación básica producida en otras instituciones, frecuentemente centros académicos financiados públicamente por el Gobierno federal de EEUU, especializados en temas militares o aeroespaciales. Internet es un claro ejemplo de ello. El conocimiento que produjo Internet, por ejemplo, procedía de las inversiones públicas. Parece ignorarse que el Gobierno federal de EEUU tiene una de las políticas industriales más desarrolladas en la OCDE, invirtiendo enormemente en investigación y desarrollo. La industria electrónica ha explotado tal conocimiento público para sus fines privados. Sin desmerecer la importancia de la investigación aplicada y de la creación intelectual, hay que señalar que la escalera que les permite subir ha sido construida por otros, punto también olvidado en esta biografía de un personaje representativo de lo que significa el capitalismo sin guantes y sin límites.

About these ads

, , , , ,

  1. #1 por marmaruka el 16 diciembre, 2011 - 11:52

    Estoy de acuerdo con lo expuesto en el articulo y tambien con olisac. Y es que una cosa no quita la otra, solamente ayuda a tener otra perspectiva del asunto.
    Estamos acostumbrados (y los medios se han encargado de ello) a posicionarnos a favor o en contra de algo sin ahondar en el tema, tomando decisiones que nos dicta la conciencia y simplificando las cosas.
    Con esto me refiero a que la clave no es si a jobs hay que divinizarlo o satanizarlo (como ocurrio con Gadafi, eso es lo que se busca desde los medios masivos, que adoptes una de esas dos posturas), sino como es posible que empresas como la de jobs se sigan aprovechando de la falta de moral y etica de quienes gobiernan el mundo,a esto nos han llevado el capitalismo y la globalizacion.
    Es un tema complejo que merece un debate extenso y no cuatro pinceladas, lo mismo que el de los suicidios, influyen muchos factores, desde ambientales (aqui se incluyen tambien los culturales,incluso el clima!) hasta los propios del individuo (respuesta al estres,geneticos…) por eso no creamos que un hecho aislado como puede ser las condiciones laborales precarias es el unico detonante de los suicidios en determinado grupo poblacional. No seamos simplistas y no olvidemos que la realidad que apreciamos desde la cultura occidental es asi desde nuestra perspectiva, puede, por tanto, que no comprendamos lo que les mueve a actuar de determinada manera.

  2. #2 por BLANCA el 15 diciembre, 2011 - 21:08

    murio de cancer y relativamente joven lo que para mi lo dice todo sobre el personaje.

    • #3 por olisac el 15 diciembre, 2011 - 21:24

      No me queda claro
      ¿Crees que la muerte o el cáncer es un castigo?
      o ¿Crees que todos los genios que lo dan todo por su trabajo porque aman lo que hacen mueren jóvenes? o ¿qué?

  3. #4 por olisac el 15 diciembre, 2011 - 18:39

    Porfavor lean esto antes de cortarle la cabeza a nadie:

    ASÍ ES LA VIDA EN FOXCONN, LA EMPRESA QUE FABRICA EL IPHONE.

    http://iphoneros.com/12732/asi-es-la-vida-en-foxconn-la-empresa-fabrica-el-iphone

    Se ha hablado mucho en los últimos años de los suicidios (17 hasta ahora) que han acontecido, tristemente, en Foxconn, la empresa que fabrica el IPHONE, el IPAD, el IPOD TOUCH … Y TAMBIÉN MUCHOS ANDROID, LA PLAYSSTATION, WII O XBOX… hemos hablado esta empresa en varias ocasiones. Esta empresa, ella sola, fabrica el 40% de los gadgets que se venden en todo el mundo. La verdad es que es un tema controvertido y lo que no sale publicado en muchos medios es que la tasa de suicidios entre los empleados de esta enorme empresa (tiene más de un millón de empleados en Shenzen, cerca de Hon Kog) es 24 veces más baja que la media de todos los ciudadanos chinos. Aún así, llama mucho la atención este artículo de Joel Jhonson (uno de los editores de Gizmodo) en la prestigiosa Wired; hace una visita en persona al campus de edificios de Foxconn en Shenzhen, mientras nos cuenta cómo ve las cosas allí.

    Lo primero que llama la atención, es que esta mini ciudad dentro de otra ciudad, tiene redes “antisuicidio” en casi todos los edificios, que han ayudado a casi eliminar por completo los intentos suicidas; los dormitorios de los empleados, o los edificios, lejos de parecer un feo bloque de hormigón (que es lo que muchos nos imaginaríamos al pensar en una fábrica en China), parecen más el dormitorio de un colegio o Universidad. Viven hasta ocho personas en grandes dormitorios, con duchas y lavabo compartidos. Tienen su TV (bastante pequeña, algo irónico teniendo en cuenta que muchos allí trabajan fabricando pantallas de 46 pulgadas), mesa, estanterías y luego fuera de la habitación un cibercafé en donde se puede usar internet, así como salas de “consultoría privadas, en donde puedes hablar con psicólogos o asesores personales, si trabajas ahí. Desde luego, no es lo que nos habíamos imaginado muchos; Joel nos cuenta, según lo que él ha visto, cómo es un día de trabajo en Foxconn (…)

    Para leerlo entero visiten la dirección de la página que coloque arriba.

    Pero como siempre no es noticia:
    “Foxconn la empresa con menor porcentaje de suicidios en China”
    pero si es noticia:
    “Se suicida un empleado de Foxconn la empresa que fabrica el iPhone”

    • #5 por Paco Bello el 15 diciembre, 2011 - 19:02

      Mira olisac, para empezar, una empresa que deslocaliza su producción lo hace eliminando puestos de trabajo en su país matriz, y buscando el menor coste por trabajador. Iremos a la excusa de que si no lo hicieran no serían competitivos: cierto. Pero eso no hace sino reforzar los argumentos para sentenciar que convivimos con un modelo socio-económico que se basa en la explotación, y no en el beneficio social. Ninguna de esas empresas piensa en otra cosa que no sea el beneficio económico (y han sido ellos mismos los que han presionado por medio de sus lobbys para que las diferentes legislaciones permitan esas deslocalizaciones).

      Y para concluir… habitaciones para 8 personas (ya es triste tener que vivir en tu trabajo, como para encima tener que compartir una habitación de ocho).

      Pero lo mejor es que les hayan instalado redes antisuicidio (señal de que hacen mucha falta) y el “rien ne va plus”… ¡Mesas y estanterías! guau.

      Con jornadas “medias” (sinónimo de mínimas) de 10 horas 6 días a la semana, con las que parece que no les da ni para café, por lo que tienen que hacer un porrón de horas más, en una cadena en la que todo va rápido, mientras te vuelves chiflado.

      Unos privilegiados, no cabe duda.

      • #6 por olisac el 15 diciembre, 2011 - 19:12

        Estoy totalmente de acuerdo y no me gustaría estar en la situación de ninguno de estos trabajadores. A lo mejor eso forma parte de su cultura como el burka árabe, la ablación genital femenina… que desde occidente no comprendemos.

        Lo que quería decir compartiendo este enlace es que no es Steve Jobs el responsable de todo esto.
        Pero su nombre vende en las noticias, los blogs,…

        ¿Quién gana a costa de quién?
        ¿Steve Jobs a costa de las políticas de trabajo chinas?
        o ¿los medios de comunicación a costa de Steve Jobs?

      • #7 por Paco Bello el 15 diciembre, 2011 - 19:20

        Un poco todos.

        Pero de que forma parte de su cultura… hombre ¿tú crees que si lo hiciera se suicidarían?

        Un saludo.

      • #8 por olisac el 15 diciembre, 2011 - 19:40

        Solo es una forma de darme una explicación a mi misma a algo que quizá sea inexplicable y que sucede en muchos aspectos de nuestra vida e historia.

        El cómo individuos o grupos como fueron los judíos o nazis o simplemente las religiones o como nosotros mismos seguimos un sistema que oprime nuestra libertad pero que a su “amparo” también nos venden otros beneficios. Se que me estoy metiendo en un campo de minas, solo son cosas que se vienen a mi cabeza y que quizás deberían de quedarse ahí.

      • #9 por Paco Bello el 15 diciembre, 2011 - 19:52

        Creo que lo adecuado es que salgan, o nunca dejaremos de ser irracionales. Es un buen camino.

        Vamos poco a poco, pero esto está cambiando, gracias a que muchas personas nos estamos haciendo las mismas preguntas que tú te haces.

        Un cordial saludo.

  4. #10 por MaríaDinamita el 15 diciembre, 2011 - 18:37

    Qué fuerte me parece!!!. Seguro que se habría llevado muy bien con el impresentable presidente de la CEOE.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: